Tres años de prisión para policía procesado en el caso de las tortugas gigantes de Baltra

This post is also available in: English (Inglés)

La Fiscalía abrió de oficio otra investigación por el delito de asociación ilícita para indagar a más presuntos sospechosos en el tráfico de especies.

El juez Ramón Abad, de la Unidad Judicial Multicompetente de Santa Cruz, quien llevó el caso de tráfico de tortugas gigantes ocurrido el pasado mes de marzo, emitió sentencia al policía Nixon Alejandro P. D., como responsable de tráfico, tenencia, maltrato y transporte de especies protegidas, delito tipificado en el artículo 247 del Código Orgánico Integral Penal.

En la audiencia de juicio que se reinstaló hoy desde las 15h00, las partes presentaron sus alegatos finales para que el juez pueda contar con suficientes elementos y emita la sentencia que se determinó en tres años de prisión, considerando los agravantes del caso, además del pago de la reparación integral del daño causado a la víctima, establecido en 639.100 dólares. Además, el sentenciado deberá presentar disculpas públicas a través de un medio de comunicación nacional.

El juez determinó como agravantes que las tortugas gigantes son especies amenazadas y en peligro de extinción; que el hecho se realizó dentro del Sistema Nacional de Áreas Protegidas, específicamente en el Parque Nacional Galápagos; que produce grave daño al medioambiente y la biodiversidad; y que se realizó usando técnicas que causaron la muerte de 32 tortugas neonatas.

Marcelo Mata, ministro del Ambiente y Agua, aseguró que “con esta sentencia de primera instancia se sienta un precedente en beneficio de la naturaleza, de la fauna, de la biodiversidad y sobre todo de la honestidad que el planeta merece. Hoy se hizo justicia, esperamos que el proceso siga sus pasos y se llegue a un fallo en firme”.

“Esta sentencia es el resultado del impulso que se ha dado al proceso llevado por Fiscalía, en el que hemos entregado toda la información solicitada y facilitado los peritajes necesarios para esclarecer el hecho. El tráfico de especies protegidas es un golpe para la naturaleza que en esta oportunidad no pudo efectuarse gracias a los procedimientos implementados en coordinación con otras instituciones”, dijo Danny Rueda, director del Parque Nacional Galápagos.

El 28 de marzo de este año durante las actividades de revisión de carga en el aeropuerto de Baltra, guardaparques de la Dirección del Parque Nacional Galápagos, junto al personal del aeropuerto ecológico Galápagos hicieron el hallazgo de 185 tortugas gigantes de Galápagos (neonatos), dentro de una maleta que saldría hacia Guayaquil en uno de los vuelos, hecho que fue frustrado gracias al trabajo de control que efectúan los guardaparques con la empresa ECOGAL.


 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *