Proyecto científico busca descifrar los misterios del pez más grande del mundo

This post is also available in: English (Inglés)

  • Se tomaron muestras de sangre a cuatro tiburones ballena para evaluar su estado de salud.
  • Un nuevo prototipo de marca se está utilizando en Galápagos.

Con información recolectada durante 10 días de viaje a la isla Darwin, al norte del archipiélago, un grupo de investigadores intenta descubrir los patrones de comportamiento y movimientos del tiburón ballena, a fin de obtener datos relevantes que permitan tomar medidas para su conservación. En esta expedición, se aplicó un prototipo de dispositivo de rastreo que registra el movimiento horizontal y vertical del animal, y que además resiste profundidades mayores a 4,500m.

En este viaje, realizado a mediados de septiembre, los científicos lograron colocar cuatro de estas marcas denominadas “Deep tags”, tipo pinza sujeta a la aleta dorsal. Esta nueva tecnología  que unifica dos tipos de marcas, permitirá analizar los lugares exactos en donde bucean los tiburones y cuán profundo llegan. “Esta información ayudará a entender como navega esta especie y como se orienta bajo el agua. Además, las anteriores solo podían descender hasta 2000 metros de profundidad”, menciona Alex Hearm, uno de los responsables del proyecto.

En este viaje, también se dio prioridad a la foto-identificación de cada uno de los individuos marcados y visualizados, considerando que las manchas de la piel desde la cuarta agalla hasta la aleta dorsal son únicas para cada tiburón ballena. Las fotografías tomadas se suben a la plataforma de análisis virtual “Wildbook for Whale Sharks” la cual analiza los patrones y reporta si el animal ha sido avistado por buzos en otras partes del mundo o si regresa a Galápagos en un futuro.

“Esta información sirve como parte del estudio global de movimientos de tiburones ballena y aporta para la elaboración de normativas a favor de su conservación. En esta expedición en particular se reportaron 33 individuos diferentes en 10 días de buceo, lo que nos da una estimación de la gran concentración de tiburones ballena que pasan por la isla Darwin cada año, entre junio a diciembre” dijo Harry Reyes, guardaparques participante en la expedición.

Esta investigación es un trabajo conjunto entre miembros del Proyecto Tiburón Ballena de Galápagos (GWSP, por sus siglas en inglés), la Dirección del Parque Nacional Galápagos (DPNG), el Galápagos Science Center (GSC), la Fundación de Mega Fauna Marina (MMF, por sus siglas en inglés) y el Acuario de Georgia en los Estados Unidos.


 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *