La ciencia de la conservación fue acercada a la comunidad en Galápagos

• En la isla San Cristóbal se desarrolló el Primer Simposio de Investigación y Conservación.

El impacto de los plásticos arrojados en los océanos y la existencia de una conexión que permite a las tortugas marinas y tiburones trasladarse entre las reservas marinas del Pacífico este, entre otros temas, fueron conocidos por los estudiantes y habitantes de Galápagos que asistieron al Primer Simposio de Investigación y Conservación en Galápagos, realizado por la Dirección del Parque Nacional Galápagos (DPNG), y la Universidad San Francisco de Quito (USFQ), a través del Galapagos Science Center.

 

Científicos e investigadores locales, nacionales e internacionales se reunieron en esta cita realizada el 23 de junio en el Centro de Convenciones Charles Darwin, ubicado en la isla San Cristóbal, sitio que permitió acercar la ciencia a la comunidad galapagueña.

 

Walter Bustos, director del Parque Nacional Galápagos, destacó que uno de los principales objetivos fue permitir que la comunidad local y nacional pueda conocer los resultados y avances de los diversos proyectos de investigación que realizan los investigadores de la USFQ con autorización de la DPNG; y que este tipo de iniciativas permita despertar el interés de los jóvenes galapagueños en la ciencia, para que a futuro sea el talento local el que lidere las investigaciones.

 

«Los galapagueños participaron en cada exposición que contó con un tiempo de preguntas que fueron respondidas por los científicos, con los que pudieron dialogar», dijo el guardaparque Carlos Ortega, director de la Unidad Técnica San Cristóbal. Agregó que los investigadores también aprovecharon este contacto con el público para conocer la visión de la comunidad sobre los desafíos de las investigaciones relacionadas con la conservación en el archipiélago.

 

Especial interés despertó la presentación de la científica Denisse Hardesty sobre la «Relación de los plásticos en el océano con los daños ecológicos», tras indicar que cada año (las personas) vertimos 8,4 millones de toneladas de plástico a los océanos; aunque reconoció que es difícil relacionar los impactos ecológicos, porque los animales que mueren enredados o por la ingestión de plástico no llegan a tierra. Sin embargo los análisis continúan.

 

El guardaparque Eduardo Espinoza, responsable de Investigaciones Marinas, destacó la presentación del científico Álex Hearn sobre «La Red Migramar y los movimientos de especies migratorias en la Reserva Marina de Galápagos», que involucra técnicos y científicos que trabajan dentro y fuera del Corredor Marino del Pacífico Este (Colombia, Costa Rica, Ecuador y Panamá).

 

Espinoza, miembro de la red, resaltó la importancia de los estudios realizados por este equipo como los patrones de movimiento de especies migratorias, gracias a un sistema de estaciones acústicas submarinas que detectan el paso de especies, de las cuales 30 se encuentran en Galápagos, donde 200 tiburones (martillo, Galápagos y silky) han sido marcados con dispositivos acústicos y 50 tiburones (martillo, silky, punta negra y ballena) con equipos satelitales.

 

Tras el éxito de este simposio, la autoridad ambiental prevé la posibilidad de replicarlo en los demás cantones del archipiélago.