Expedición científica a volcán Wolf localiza una tortuga pariente del Solitario George

La expedición a volcán Wolf, que inició hace 10 días, regresó esta mañana con 30 tortugas gigantes hibridas, con linaje parcial de las especies Chelonoidis abingdonii y Chelonoidis niger, consideradas extintas en las islas Pinta y Floreana, respectivamente.

De las tortugas localizadas, 29 tortugas (11 machos y 18 hembras) tienen linaje parcial de la especie considerada extinta de la isla Floreana; y una tortuga más, establecida como la de más alta prioridad por poseer alta carga genética de la especie Chelonoidis abingdonii, considerada extinta, a la que pertenecía el Solitario George.

Esta última, se trata de una hembra joven, de la que se presume podría ser descendiente directa de un individuo puro, el que posiblemente aún habite en algún lugar de este volcán al norte de la isla Isabela.

En esta expedición, que es parte de la Iniciativa para la Restauración de las Tortugas Gigantes de Galápagos (GTRI por sus siglas en inglés), programa implementado por Galapagos Conservancy y la Dirección del Parque Nacional Galápagos, el equipo de trabajo estuvo conformado por 45 personas entre guardaparques y científicos, que divididos en 12 grupos de búsqueda, recorrieron aproximadamente 200 kilómetros cuadrados habitables por tortugas en volcán Wolf.

El equipo también colectó aproximadamente 50 muestras de sangre a aquellas tortugas localizadas por primera vez, a las que además se les colocó un microchip de identificación. El propósito de esto, es realizar análisis genéticos para determinar la especie a la que pertenecen, considerando que en volcán Wolf, habita una numerosa población de individuos híbridos, incluyendo de especies consideradas extintas, debido a que en siglos pasados piratas y balleneros liberaron en este sitio tortugas colectadas en otras islas.

Las 30 tortugas localizadas -una con linaje parcial de la especie de Pinta y 29 de Floreana- fueron trasladadas al Centro de Crianza “Fausto Llerena” en la isla Santa Cruz, para luego del respectivo proceso cuarentenario, en el caso de las de Floreana, sumarse al programa de reproducción en cautiverio; mientras que en el de Pinta, será necesario evaluar las acciones de manejo que se tomarán a futuro.


 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *