El control de especies ayuda a proteger al pájaro brujo de Santa Cruz

Con ayuda de machetes y cebos para roedores, guardaparques controlan la presencia de especies invasoras como sauco, mora y ratas en seis parcelas de una hectárea, cada una, donde la Dirección del Parque Nacional Galápagos y la Fundación Charles Darwin intentan restaurar el hábitat del pájaro brujo de Santa Cruz.

Manualmente cortan las plantas y con barretas arrancan de raíz las nuevas plántulas, en las zonas ubicadas cerca de la mina de granillo rojo, en la zona húmeda de la isla. Debido a la abundancia de plantas invasoras, esta medida es continua y permite a las aves buscar su alimento en el suelo.

En estas parcelas y sus alrededores, los guardaparques colocan estaciones de cebo rodenticida para controlar la presencia de roedores, que representan riesgo para el pájaro brujo, cuya población estimada la forman 40 parejas reproductoras.


 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *